En la actualidad el uso de la tecnología está en la cotidianidad de prácticamente toda persona, y aunque podemos disfrutar de muchas de sus ventajas, estas también acarrean gastos. Cuando hablamos de tecnología, sin duda pensamos en los teléfonos inteligentes. La evolución de estos aparatos en los últimos años ha sigo vertiginosa, por las facilidades que ha ofrecido al sistema de vida actual. Los celulares primero brindaron la posibilidad de hablar con cualquier persona que tuviera uno de estos aparatos, sin importar donde estuviese. Después, la facultad de enviar mensajes de textos, y hoy es posible estar conectados a la Internet por medio de estos pequeños aparatos.

El uso de los celulares ha ido cambiando recientemente por el avance tecnológico, por ejemplo, en promedio una persona con un patrón de consumo estándar, consume en llamadas telefónicas desde su celular 350 minutos y un promedio de 900 megabytes al mes. Las diferentes aplicaciones y servicios de comunicación que ofrecen, traen al usuario la necesidad de tener un elevado consumo de datos (megabytes), que se traducen en más dinero que debe ser invertido para pagar las tarifas que las operadoras de este tipo de servicios requieren, lo cual va a conllevar a impedir la disposición de un mayor ingreso para el ahorro.

Plan de ahorro Vs Necesidades tecnológicas.

¿Será posible disfrutar de la tecnología a menor costo?: Si. Hay que considerar diferentes aspectos para hacer más eficiente nuestro consumo, para hacer eficiente nuestro plan de ahorro. Y seguidamente te decimos cuáles son las pautas que debes seguir:

  • Conoce bien tus necesidades. Es muy común que las personas tengan un plan de tarifa telefónica que no esté acorde con sus necesidades, te puedes quedar por debajo o por encima, es decir, tus consumos son menores a los que ofrece tu plan, y pagas un precio superior a tus requerimientos. También sucede que tu plan de tarifas está por debajo de lo que consumes, lo cual también representa un gasto, porque inviertes más dinero para poder llegar con el servicio hasta la fecha de inicio de tu plan.
  • Consumo Wifi. Una forma de ahorrar dinero es utilizar las aplicaciones que ameritan el consumo de datos sólo cuando se está conectado a Wifi, una opción común es la posibilidad de tener servicio de Wifi en los sitios que frecuentas, tu casa, casa de familiares, trabajo. Esto significará que tu celular consumirá datos sólo cuando no estés conectado a Wifi. También puedes aprovechar la posibilidad que tiendas, restaurantes, e incluso ayuntamientos ofrecen Wifi es espacios públicos.
  • Programación del celular. Las aplicaciones de comunicación interactiva permiten el envío de imágenes, videos y documentos. Los teléfonos inteligentes tienen la opción de configurarlos de tal manera que todos estos archivos que hacen necesario el consumo de datos, se efectúen sólo si está conectado a red Wifi, lo que puede ayudarte en tu plan de ahorro. Esta configuración también puede realizarse sin presentar la posibilidad de la descarga automática, sino que siempre tú eres quien tiene que autorizar las descargas, estando o no en Wifi. Además de evitar el exagerado consumo de datos, esto te permitirá ahorrar espacio en la memoria interna o externa de tu teléfono.
  • Actualización de aplicaciones. Es importante que tu celular permita la descarga de actualización de aplicaciones solamente cuando esté disponible una conexión Wifi. Si aún no está configurado tu teléfono para hacerlo así, debes considerar esta opción. La evolución de los servicios de tu celular a través de las aplicaciones requiere de manera determinante su actualización. Nunca debe ser una posibilidad bloquear las actualizaciones, sino hacerlas siempre cuando haya Wifi.

Hoy no es elección eliminar el uso de la tecnología de nuestra vida, lo que si podemos es hacer más eficiente el consumo de dinero que invertimos en los gravámenes que el teléfono inteligente nos pide, para hacer más efectivo nuestro plan de ahorro. Valora las recomendaciones planteadas, y verás los resultados muy pronto en tu cotidianidad.