Todo lo que resulte de nuestras inversiones, sean éxito o fracaso, deben ser producto de un profundo proceso de análisis, y si hablamos de inversión, lo primero que debemos invertir es tiempo para pensar; primeramente debemos saber realmente cuantos son nuestros ingresos en un período determinando de tiempo, ya sea mensual, semestral o anualmente. Segundo, estipular cuanto de nuestros ingresos podemos destinarlos al ahorro. Luego debemos hacernos la siguiente pregunta: ¿Cómo puedo invertir lo que ahorro?, sin duda que entre las posibles respuestas estaría como una de las principales opciones la inversión en bolsa de valores, pero, ¿Será que verdaderamente eso es para mí?

Hay que hacer diferentes análisis, ya hablamos de la importancia de tomar la decisión de ahorrar, luego determinar el porcentaje de ahorro, al tener ese porcentaje vamos a contar con un monto. Si consideramos la bolsa como una buena opción, entonces debemos estudiar todo lo que implique invertir en la bolsa de valores, para eso tenemos que leer y escudriñar sobre el funcionamiento de éstas. Al principio quizás no entendamos bien todo lo que implica su funcionamiento,  pero poco a poco estaremos familiarizándonos con la terminología.

Si ya tomaste la decisión de invertir en bolsa, y tienes los conocimientos básicos, te recomendamos que no empieces invirtiendo todos tus ahorros, inicia con una cantidad moderada, actuando de esta forma tendrás una especie de práctica, que te ayudará a estar seguro sobre si tomaste o no la mejor decisión.

Protección contra la inflación: Invertir en Bolsa.

Uno de los agravios que más tienen que sobrellevar nuestros ahorros, es la inflación, fenómeno financiero que conocemos como el aumento generalizado en el precio de los bienes y servicios. El dinero ahorrado que tengamos en nuestra cuenta bancaria será más proclive a sufrir los embates de la inflación, si por el contrario, este dinero está invertido en la bolsa, tendrá una especie de protección frente a la inflación, seguirá manteniendo su valor y sorteará la inestabilidad económica, rasgo característico de las economías de países inflacionarios.

El ciudadano común quiere huir de la inflación, pero ésta en muchas oportunidades favorece la actividad de las bolsas de valores, ¿Por qué?, en estas instituciones están adscritas las empresas que colocan en el sistema financiero sus acciones, las cuales están a disposición del público que se interesa en comprarlas, y en eso consiste la inversión, particulares que adquieren acciones de empresas que se adaptan a sus aspiraciones de rendimiento. Generalmente, los dividendos de las empresas crecen a un ritmo superior al de la inflación, por lo cual se puede afirmar que la inflación fortalece a las bolsas.

Las empresas que tienen presencia en la bolsa de valores, se fortalecen continuamente, lo cual hace atractivo invertir en Bolsa a través de sus acciones, de este modo nuestro dinero también crecerá y se hará fuerte. La recomendación que nos queda hacer es que te instruyas, indagues y decide lo que es más conveniente para ti, recuerda que los grandes éxitos vienen casi siempre acompañados de grandes decisiones.