Por más familiar que parezca el tema de las finanzas para una organización y para las personas, estos dos aspectos tienen una relación e influencia importante el uno sobre el otro. El éxito de una empresa radica en la consecución de los objetivos organizacionales establecidos por la gerencia, y para poder alcanzar los objetivos intervienen una serie de factores, entre los cuales es preponderante el ambiente laboral.

Otro elemento fundamental son las relaciones interpersonales, no solamente entre trabajadores, sino también con los empleadores. Una de las formas de tener un buen ambiente laboral es incentivando entre todos los actores de la organización alcanzar una serie de valores que serán muy beneficiosos cuando se practican.

Influencia de los valores organizacionales en el ambiente laboral.

El primero de estos valores es la responsabilidad, que consiste en brindar motivaciones a los trabajadores para cumplir con sus labores, siendo éstas básicas para el funcionamiento de la empresa. Si los empleados no son motivados a ejercer sus funciones con mística, y no son valoradas en su justa medida, sin duda habrá una repercusión directa en las finanzas de la empresa.

También es impostergable la aplicación de estrategias que incentiven la excelencia en los recursos humanos de la organización, para que hagan de la mejor forma posible lo que deben hacer, y una de las mejores estrategias a aplicar es hacerles tener un sentido de pertenencia a la organización, esto llega a ser una realidad cuando el trabajador siente como suyos los logros y fracasos de la empresa. De este modo, los trabajadores sabrán que si la empresa está bien, por ende las finanzas personales estarán bien, y habrá más posibilidad de aumentos salariales, ascensos y beneficios. Una empresa que tenga trabajadores comprometidos, será una empresa enrumbada al éxito.

Influencia de la satisfacción en el clima organizacional.

La comunicación expedita entre los niveles de la organización es fundamental, y permite tener un mejor clima organizacional. Son muchas las experiencias de la literatura especializada que expresan las graves consecuencias que tiene la falta de comunicación para las empresas, y en ese orden de ideas son muchos los elementos claves. Tener jefes accesibles y líneas de comunicación abiertas, personales e incluso utilizando herramientas tecnológicas.

Es importante que todos los empleados de la empresa, en todos los niveles organizacionales, estén en un estado de satisfacción integral, el buen clima laboral hará que las labores sean cumplidas con agrado e incidan notablemente en mejorar las finanzas de la organización. Todos los valores aquí señalados son esenciales, pero ¿Serán solamente éstos los importantes?, también hay otros factores importantes, por ejemplo, las condiciones físicas del lugar de trabajo.

Las condiciones del lugar de trabajo y su influencia en los recursos humanos.

También son importantes las condiciones físicas con las que cuenta el lugar del trabajo, porque es deber de la empresa brindar al trabajador una estructura física para ejercer sus labores que esté acorde con los requerimientos inherentes a sus funciones. Detalles como el color de las paredes, ergonomía de la silla y escritorio, música relajante, nivel de temperatura del aire acondicionado, por más sencillos que parezcan, hacen tener un buen clima laboral, y pueden hacer la diferencia en el objetivo de mejorar las finanzas organizacionales.

Importancia del recurso humano para la organización.

Sin duda, que el talento humano es el bien más preciado de la organización, y el trabajador puede sentir que eso es una realidad a través de diferentes formas. Una de ellas es a través del compromiso, el empleado debe reconocer que la organización, más allá de tener una relación laboral con él, tiene además un compromiso con su bienestar, el cual la empresa puede expresar a través de diversas maneras, que no necesariamente significarán un impacto al presupuesto de la empresa. El hacer una salutación especial el día del cumpleaños del trabajador, preguntar por la salud de un familiar enfermo, celebrar los éxitos académicos alcanzados, felicitar por su boda o el nacimiento de un hijo, son cosas sencillas que puede hacer el liderazgo empresarial que serán muy valoradas por el trabajador y ayudarán a mejorar el clima organizacional. Todo esto es posible realizarlo si se cuenta con algo clave: un líder-gerente.

El gerente como motor del clima laboral.

Ni antes ni hoy, ha sido sencillo ser un gerente empresarial, debido a sus muchos sus ámbitos de acción, y más allá de la necesidad de tener un “jefe”, lo que se necesita es a un líder. Hay infinidad de conceptos que podrían definir a un líder, pero uno de los más interesantes por su profundidad y por todos los elementos que involucra, es el que define al líder como la persona que hace que los demás hagan lo que no les gusta con gusto. Un trabajador se verá incentivado por el liderazgo empresarial, teniendo motivaciones provistas cuando el líder está mano a mano con el empleado, conociendo y valorando sus esfuerzos, se preocupa por el trabajador, y no lo ve solamente como un ser que produce dinero.

La salud empresarial está muy ligada al clima organizacional, y la fuerza de los trabajadores hará más próspera a una organización, por ende, cuando el empleado reconoce que el bienestar financiero de la empresa, está altamente ligado con el individual, veremos trabajadores comprometidos en alcanzar el éxito.