El orden es una fuente principal de beneficios cuando de las finanzas personales se trata. Unos pasos sencillos pueden hacer la diferencia entre una buena salud financiera o el desbarajuste monetario, y un paso clave es la necesidad de hacer un presupuesto familiar que refleje todos nuestros ingresos y egresos, por un período determinado de tiempo.

El lapso de tiempo que debemos considerar para la elaboración de nuestro presupuesto es el mensual, es importante considerarlo cada 30 días porque puede permitir más fácilmente hacer los ajustes correspondientes en corto tiempo y beneficiar la economía familiar. Quizás puedas recurrir a un financiero especialista que te asesore en hacer presupuestos, o incluso te lo haga con la información que aportes, y aunque no es una mala idea, este profesional cobrará por su trabajo, y si hablamos de ahorrar, no debes incluir gastos adicionales que no serían necesarios; por lo tanto te invitamos a no menospreciar tus capacidades, y a continuación sabrás cómo hacer un presupuesto productivo.

Estableciendo los ingresos para proyectar el ahorro.

Dentro de los procedimientos propios de la realización de un presupuesto en casa, está el establecer todos los ingresos con los que cuentas, entre los cuales pueden estar: sueldos, pensiones, alquileres, bonificaciones, dividendos por inversiones, entre otros. Es clave no dejar por fuera el rubro de ahorro, porque todos son importantes de considerar en el proceso de hacer presupuestos. Recuerda que mientras más específicos seamos, mejores serán los resultados que obtendremos.

Como hacer el presupuesto familiar estableciendo rubros.

Es importante definir claramente todos los rubros que contendrá tu estructura de presupuesto familiar, en esta oportunidad no te vamos a saturar de información con respecto a la forma en la que debes hacer el presupuesto, sino a estar pendiente en el fondo de la información que debes considerar. Tienes que ser específico en la definición de los gastos e ingresos, cuánto es el aporte mensual que debes hacer a colegiaturas, alimentación, alquiler, medicinas, mantenimiento del vehículo, combustible, ropa. Debes apartar un fondo para imprevistos, que siempre puede ser que ocurran. Te volvemos a repetir, mientras más específicos, más eficientemente alcanzaremos los objetivos.

Foto calculadora y escritorio haciendo presupuesto en casaConsiderar las deudas en beneficio de la economía familiar.

Dentro del establecimiento de rubros debes incluir el apartado para las deudas, por lo cual es importante las tengas bien definidas, en la mayoría de los casos no conocemos exactamente el monto que deberíamos pagar a nuestros acreedores. Dentro de la economía familiar es clave que cuando estemos haciendo el presupuesto en casa, tengamos bien especificado cuanto de nuestros ingresos los aportaremos para el pago de deudas.

Siempre es saludable para las finanzas que saldemos nuestras deudas, y en el caso de que nos endeudemos nuevamente, éstas sean deudas productivas que permitan la generación de más ingresos, y que se puedan ir pagando adecuadamente. Si tu deseo es próximamente requerir un préstamo bancario, al momento de hacer el presupuesto familiar debes incluir el monto aproximado mensual para su pago.

Importancia del ahorro y la inversión.

Aunque podrían parecer que son lo mismo, no es así. Siempre en el presupuesto debe estar presente un porcentaje para el ahorro, los especialistas recomiendan que debe ser el 10% de los ingresos. También es importante definir cuanto de nuestros ingresos los destinaremos para la inversión, la meta de toda inversión debe ser multiplicar ese dinero, por lo cual deberíamos también tener definido en qué haremos la inversión, para que al momento de hacer el presupuesto, tengamos estipulado el proyecto de inversión.

Contraste y ajustes en la economía familiar.

Sabremos si nuestro presupuesto se ajustó a la realidad, cuando pasado el primer mes, contrastamos los rubros y apartados que establecimos. Ese será el momento idóneo para corregir lo que sea necesario de nuestro presupuesto hecho en casa que beneficiará la economía familiar. Quizás haya que aumentar montos, disminuirlos, integrar rubros o eliminarlos. Es importante siempre guardar los soportes que evidencias nuestros ingresos y gastos, ellos serán la fuente de información idónea para tomar decisiones.

Un buen presupuesto siempre puede ser objeto de modificaciones, no necesariamente quiere decir que haya estado errado, sino que las condiciones externas van cambiando. Hacer el presupuesto familiar debe ser una tarea frecuente de nuestra cotidianidad, el siguiente paso será acatarlo, y hacer todos nuestros movimientos financieros basados en lo que se ha estipulado en nuestro presupuesto.