En algún momento te has preguntado ¿Qué esperan de mí en el trabajo?, o también ¿Qué aspiro dar de mí en el trabajo? En cuanto a la primera pregunta, famosa literatura indica que los gerentes de la mayoría de las grandes compañías esperan de los empleados eficiencia. ¿Qué es la eficiencia? Es el logro de los objetivos con la menor inversión de recursos posibles, a diferencia de la eficacia, que es sólo el logro de los objetivos.

¿Será importante hoy en día ser eficientes? Sin duda que sí, las ofertas laborales actualmente tienen una gran demanda, porque un solo puesto de trabajo puede ser disputado por un mínimo de tres candidatos, lo cual ha hecho imprescindible desarrollar en nuestras aptitudes laborales un sentido claro de poseer un valor agregado que nos diferencien de los demás, ya sean estos rasgos académicos o incluso de personalidad.

¿Cómo podemos llegar a ser eficientes?

Son básicas las cosas que podemos hacer para llegar a ser eficientes, y aunque son muy sencillas, a veces las pasamos por alto,  a continuación las describimos:

 

  • Dormir bien. Las horas que dedicamos son fundamentales para nuestro rendimiento laboral, cada noche deberíamos dormir entre 7 y 9 horas. Si cumplimos con esta recomendación disminuiremos drásticamente los momento se somnolencia que podemos sufrir durante el transcurso del día.

 

  • La premura de las mañanas nos hace olvidarnos de tomar la comida más importante del día, razón por la cual es preponderante que ajustemos nuestro horario, y abramos un espacio para desayunar sin apuros. Inclusive, mientras menos estresantes sean los minutos previos para salir hacia nuestros trabajos, de la misma forma tendremos una jornada laboral más productiva, porque el estrés con el que salimos de nuestro hogar, lo llevaremos intacto a la oficina.

 

  • Cada día tenga una lista de las cosas que debe hacer, y ordénelas según su importancia. Algo clave es no abusar de la lista, y colocar muchas actividades para un mismo día, sea sereno en las expectativas que establezca. Vale más hacer menos cosas bien hechas, a tener que perder tiempo corrigiendo, y volviendo a hacer lo mismo. Coloquemos al principio de la lista aquellas cosas que nos costarían más realizar y son de menor agrado. Tener el listado de actividades diarias es organización, la cual le evitará muchos inconvenientes.

 

  • Actividad física. El deporte es una manera de liberar tensión laboral, además de contribuir con su salud. Ya sea que la actividad física se desarrolle a cielo abierto o en un gimnasio, tendrá un tiempo consigo mismo que puede ser muy productivo. Las ideas para la solución de conflictos o mejoras empresariales, pueden surgir en el momento de ejercitarse.

 

  • Fuera la cafeína. Para evitar tener sueño y estar activos, recurrimos al consumo de bebidas que contienen principalmente cafeína, la cual nos produce un estado de alerta poco saludable, porque es artificial y muy proclive a hacernos tener adicciones a dichos productos. Al ingerir mucha cafeína durante el día nos hará más difícil conciliar el sueño nocturno.

 

  • Cambios saludables. Puede parecer superficial y sin importancia, pero cambiar la distribución de los muebles de nuestra oficina puede ayudar a que seamos más eficientes en nuestro trabajo. Si trabajamos en un ambiente donde no es posible cambiar la ubicación de los muebles, podemos al menos modificar la localización de los elementos que están sobre el escritorio.

 

  • El orden. Tener cada cosa en su lugar brindará un entorno propicio para la productividad, y esto no sólo es apropiado para la oficina, sino también para tu hogar. Recuerda que no somos seres aislados, sino personas integrales, donde todo lo que nos rodea afecta nuestro desempeño en todos los ámbitos en los que nos desenvolvamos.

 

  • El recreo durante la jornada. Si bien no sea común, es necesario tener breves minutos de descanso durante el horario de trabajo. Momentos de desconexión en los cuales podemos hablar de tópicos diferentes a los laborales con nuestros compañeros, e incluso tomarnos tiempo para estirar nuestro cuerpo por medio de sencillos ejercicios. Lo más recomendable es hacerlo durante 10 minutos, queda a discreción del trabajador y la gerencia la periodicidad de dicho tiempo.

No dude en considerar todas estas recomendaciones, harán más productiva su jornada laboral, y por consecuencia la eficiencia será una constante en todos los aspectos de su vida. ¡Trabaje con pasión y determinación!