Un escándalo mundial es lo que se ha divulgado con el nombre de “Los Papeles de Panamá”, circulación documental que ha nacido a través del trabajo periodístico de más de 300 comunicadores sociales de todo el mundo, quienes revisaron exhaustivamente más de 11 millones de documentos provenientes de una firma financiera internacional. ¿Quiénes son los involucrados en este escándalo relacionado a la evasión fiscal? Diversas personalidades del escenario político, deportivo y del entretenimiento de todo el orbe.

Ahora bien, ¿Por qué es tan ruidosa esta filtración de información? Principalmente porque se trata de la constitución de empresas, donde sus dueños, las personalidades antes mencionadas, aspiran primariamente es evadir impuestos, lo cual evidencia el interés de éstos sobre malos manejos en el pago de sus impuestos nacionales. En este caso, se aprovechan de las facilidades o lo que también se podría llamar atajos tributarios, que ofrecen países como Panamá, comúnmente conocidos como paraísos fiscales.

¿Tengo más y declaro menos impuestos nacionales?

Sin duda, que todos los que forman parte de este escándalo mundial son personas con muchos recursos económicos, entonces cabe la pregunta, ¿Por qué si los ricos tienen tanto dinero quieren evadir impuestos y afectar el pago de los impuestos nacionales de su país de origen? Pues quizás la respuesta está en la misma interrogante, no quieren dejar de tener tantos recursos.

Aunque parezca una utopía, está comprobado que los ricos pagan menos impuesto que los pobres, es decir, comparando el porcentaje que representa el pago de impuestos con el volumen de ingresos, la cantidad de dinero que pagan los ricos es ínfima, comparada con el que pagan los pobres según su nivel de ingresos. ¿Son los ricos más “eficientes” en su gestión tributaria? ¿Será entonces que podemos aplicar en este caso la expresión más por menos? Si.

En cada región del mundo se han hecho estudios donde se ha llegado a constatar el porcentaje de dinero que los acaudalados hacen al fisco a razón de los impuestos nacionales en sus países, es muy bajo en comparación con sus ingresos netos. La región con más desigualdad en la gestión tributaria es América Latina, donde los ricos pagan entre el 1% y 3% de sus ingresos por impuestos. En los Estados Unidos de América este porcentaje aumenta al 14%, y es solo un poco mayor en Europa.

foto Euros impuestos españaLa recaudación de impuestos en España.

En el caso de España, la recaudación de impuestos nacionales es bastante menor que en el resto de los países de la región, se le atribuyen una serie de factores, entre los que destacan la indisciplina de la gestión tributaria y falta de ajustes en la legislación.

Sin embargo, es frecuente que en los países en crisis sea más normal la evasión fiscal. Una de las críticas más extendidas indica que los países hacen mayores esfuerzos por detectar pequeños fraudes de la gente común, en vez de indagar en las finanzas de los más ricos con grandes fortunas, donde algunos acaudalados aprovechan fisuras de las políticas de gestión tributaria.

Una de las formas de bajar la evasión fiscal consiste en la modificación de leyes que eviten sea una práctica más extendida, porque no hay dudas de que ocultar o modificar la cantidad de ingresos que se han percibido en un periodo de tiempo definido, es un fraude que debe ser penado enérgicamente por la ley.

¿Soluciones para la evasión fiscal?

Más allá de la legislación, de campañas que incentiven la rendición de cuentas ante los entes de gestión tributaria y la disciplina tributaria para eliminar la evasión fiscal, quizás la solución puede estar en algo más sencillo de lo que creemos: Los valores de la sociedad.

Si tenemos una sociedad sana, donde se eviten los delitos, sean cuales sean los que éstos fueren, sin duda que bajarán los niveles de evasión fiscal. La familia es la principal fuente de buenos valores para una sociedad, si desde el hogar hay ejemplos de honradez, sin duda que tendremos más ciudadanos responsables.

Aquellos quienes evaden impuestos pueden ofrecer una amplia cantidad de excusas para hacerlo, argumentos como la corrupción es el principal de ellos, y ahora puede surgir la pregunta ¿Hay alguna excusa valedera para cometer un delito? Sin embargo, no está de más reconocer que así como los gobiernos exigen el cumplimiento de los deberes a sus ciudadanos, así también es deber del Estado cumplir con la idoneidad moral para manejar las finanzas públicas y la gestión tributaria, sin duda que al reconocer que el pago de impuestos va a contribuir en la mejoría de la calidad de vida de nuestro país, puede hacer más efectiva cualquier campaña contra la evasión fiscal.