A lo largo de nuestra vida, durante toda nuestra etapa de actividad laboral, quizás hemos estado pensando en el día que estemos jubilados, y ésta puede ser una era que estamos anhelando por mucho tiempo. Escuchamos en nuestro entorno experiencias positivas de las oportunidades que brinda la jubilación a personas de la tercera edad para el crecimiento personal, vivencias que sin duda también queremos disfrutar.

Una de las razones por las que la jubilación es atractiva, surge del estado de liberación de responsabilidad en los que se puede vivir, porque no hay necesidad de cumplir una pauta de funciones laborales preestablecidas, no se requiere el cumplimiento de un horario, hay una disminución del estrés, lo que para muchos puede significar como una especie de estado continuo de vacaciones en la tercera edad. Pero, ¿Será que todo lo bueno que se dice de la jubilación es cierto?

Son muchos los casos de personas que empiezan a sufrir enfermedades luego de ser jubilados, y que a pesar de estar esperando la etapa de jubilación, las enfermedades son ahora la constante en su cotidianidad. Diversos estudios han coincidido en que este comportamiento viene dado por el hecho de que el individuo está acostumbrado a un ritmo de vida y a unas costumbres que se ven interrumpidas abruptamente, y que coinciden con la entrada a la tercera edad, por tal motivo se ha recomendado que la etapa de disfrute de pensiones debe iniciarse en dos fases que destacamos a continuación:

  • Ayuda psicológica. Quizás durante toda tu etapa laboral activa no visitaste a un psicólogo, pero la jubilación puede ser una excusa ideal para empezar a consultarlo. Los cambios a los que te enfrentarás pueden no ser asimilados por tu cuerpo y por tu mente de la forma apropiada, es por ello, que no está de más una ayuda profesional que te ayude a enfrentar de una mejor manera esta nueva era de tu vida.

 

  • Plan de acción. Es muy difícil para una persona acostumbrada a la realización de diversas actividades inherentes a su trabajo, estar ahora sin nada que hacer. Se recomienda que antes de culminar los años de servicio laboral activo, tengamos claro las actividades a las que nos dedicaremos en nuestro tiempo de jubilación. Quizás no llegue a nuestra mente de una forma rápida todo lo que nos gustaría hacer, y es por esta razón que se considera oportuno el inicio de la planificación de nuestro plan de acción cinco años antes de la jubilación.

El abuso del tiempo libre puede ser perjudicial para tu estado de salud integral, cuanto más si ya pisaste la tercera edad, es por ello que a continuación te ayudamos a decidir a qué actividades te puedes dedicar durante tu etapa de jubilación.foto pareja de jubilados en españa

Actividades recomendadas para la etapa de jubilación.

  • Nuevos negocios. Es factible que siempre quisiste tener un negocio propio, dedicado a alguna actividad comercial o de servicio que siempre te gustó, pues la jubilación puede ser tu gran oportunidad, incluso te podría brindar la oportunidad de no solo depender de una pensión de jubilación en la tercera edad, sino completar ingresos a tus finanzas personales, además de la posibilidad de integrar a otras personas en la fuerza laboral del país, u otros jubilados que podrían estar en tu misma situación.

 

  • Asociamos el esparcimiento con actividades que quizás no contribuyen mucho con nuestro intelecto, pero esto no siempre es así. Los jubilados en la tercera edad pueden dedicar varias horas de su tiempo al día en actividades que ayuden a fortalecer sus capacidades físicas y mentales, que sin duda contribuirán en mejorar las condiciones de vida. La lectura, la enseñanza de oficios, los deportes, entre otras muchas opciones, son a las que podemos echar mano y enriquecer nuestra vida como jubilados, y que podrían aportar un recurso económico adicional, además de la pensión de jubilación.

 

  • En diversas oportunidades los jubilados inician la ejecución de cualquier actividad de las que hemos mencionado, pero desisten al poco tiempo, el éxito radicará en la realización continua de la actividad. No puede ser una opción el desánimo durante la jubilación, ni tampoco el pasar muchas horas sin nada que hacer.

 

  • Lo conocido y lo desconocido. Es probable que algunas de tus actividades como jubilado sean una extensión de las cosas que hacías como trabajador activo, pero siempre debemos tener presente la posibilidad de renovarnos, te recomendamos actualizar tus conocimientos en aquellas áreas que conoces, pero donde seguramente tendrás nuevas cosas que aprender. Si por el contrario, sientes inquietud por aprender cosas nuevas, y que te permitan disfrutar de un mayor presupuesto de ingresos mensuales, además de las pensiones, esta es la oportunidad que debes aprovechar. La tercera edad es una etapa propicia para hacer cosas como viajar, aprender tecnología, aplicarte a las artes, entre otras posibilidades, pueden ser actividades interesantes para ti.

 

La jubilación es una etapa más de la vida, ni mejor, ni peor que las anteriores, esta etapa trae consigo ricas experiencias que debes estar dispuesto a enfrentar con determinación y esperanza. En la jubilación nada se ha acabado, evita pasar momentos que vayan en detrimento de tu estado anímico, disfruta de las cosas que te ofrece la vida.