Podemos escuchar muy continuamente referido a las empresas el término “acciones”, pero ¿Qué son verdaderamente? Las acciones forman parte de la propiedad de las empresas, es decir, quienes son dueños de al menos una acción, integran la lista de propietarios de una empresa. Allí radica la importancia que tiene para las empresas el porcentaje accionario, la o las personas que tengan el mayor número de acciones de Bolsa, los hace ser dueños mayoritarios. De tal modo, que tener acciones en una organización puede ser una buena forma de invertir nuestro dinero y hacer crecer nuestros ahorros.

¿Por qué será atractivo para las empresas colocar sus acciones en Bolsa de valores?

Esta pregunta tiene una respuesta sencilla, el hecho de que una empresa coloque en la Bolsa de Valores parte de sus acciones, es una forma de tener financiamiento y liquidez para sus proyectos de inversión. Ahora bien, puede surgir otra pregunta: ¿Las empresas que están mal económicamente son las que ofertan sus acciones? No necesariamente en todos los casos esa es la realidad, incluso empresas florecientes colocan sus acciones en Bolsa de valores por razones específicas que las van a beneficiar.

El precio de las acciones está muy ligado a cómo esté la empresa cotizándose en ese momento, y el mercado determina en gran medida su precio, y el incentivo a comprar acciones. El desempeño de la compañía influye en ese precio, es decir, es muy probable que una empresa mientras sea más productiva tenga un mayor valor para sus acciones. Este aumento de valor tiene dos razones básicas, una es que habrá más gente interesada en formar parte de una empresa exitosa, la segunda es que aunque quizás en este momento la empresa no sea exitosa, su potencial podría hacerla más productiva en el mediano o largo plazo, lo que conlleva al interés de personas en aspirar tener parte de sus acciones, teniendo la expectativa de que pronto serán más valiosas.

¿Dónde radica el beneficio de comprar acciones?

Una de las formas en las que se obtienen beneficios, es por la repartición de dividendos de la empresa entre sus accionistas. Estos se entregan periódicamente y están relacionados a la cantidad de acciones que representan la inversión, es decir, quien tenga más acciones recibirá más cantidad de dinero a razón de los dividendos.

Sin embargo, el comprar acciones de una compañía no necesariamente significa que se estará obteniendo una ganancia segura, recordemos que así como la realidad de una persona puede cambiar de un momento a otro, lo mismo puede pasar con las empresas. También en esto influyen las condiciones económicas del país, y en el caso de las empresas que tienen presencia en varios países, la mala situación de un solo país, puede repercutir en la utilidad de la empresa.

Si queremos comprar acciones de una empresa, tenemos que definir bien la cantidad de dinero del que vamos a disponer, se recomienda no invertir todos nuestros ahorros si no estamos seguros de lo que estamos haciendo o no hemos analizado bien la decisión. También tenemos que tener clara la rentabilidad a la que aspiramos con dicha inversión, y esa aspiración será más apegada a la realidad si conocemos completamente la situación actual del mercado financiero. La realidad y condiciones del mercado nos darán los mecanismos estratégicos para hacer que nuestras inversiones tengan un mejor rendimiento. Por ejemplo: ¿Cuándo comprar acciones? ¿Cuándo venderlas? ¿Cuándo es mejor mantenerlas?, entre otros escenarios.

La mejor manera de conocer claramente el comportamiento del mercado, y el efecto futuro, está en tener buenas fuentes de información, recibir constantemente informes de las organizaciones de análisis financiero que proyectan escenarios, específicamente del invertir en bolsa, que nos ayudan a tomar decisiones. Es por ello, que debemos estar actualizados en todos los temas que surgen, analizar el funcionamiento, y estar constantemente monitoreando el mercado.

Aunque al principio puedas tener temor, el entrar al mundo del invertir en bolsa, a través de acciones, irá fortaleciendo tus capacidades integralmente, y no solamente estarás incrementando tus dividendos por las acciones que poseas, sino que te dará una visión del mercado de la que puedes hacer otra fuente de ingreso, al asesorar financieramente a otras personas u organizaciones.