Son muchas las cosas que diferencian a los hombres de las mujeres, así como también son muchas las que los unen, sin embargo, hay algo en lo que las damas han demostrado llevar la delantera sobre los caballeros, y es en las finanzas, específicamente en el plan de ahorro. Entre las muchas virtudes femeninas está el hecho de que son previsivas, y eso al fin de cuentas es el ahorro, una cantidad de dinero que se estipula, para disponer de dichos recursos en el futuro.

Las virtudes femeninas para la administración y finanzas son tangibles en el aumento de mujeres en acción que llevan las riendas de reconocidas empresas en todo el mundo, y no sólo en las grandes, sino que las estadísticas revelan que las damas son, en su mayoría, quienes inician más comúnmente los proyectos de emprendimiento. ¿De dónde viene esa experiencia prácticamente innata de las mujeres para administrar?

Muchos estudios  han revelado que las niñas, específicamente desde la pubertad, deben planificar, tal es el caso por ejemplo de la menstruación, desde su primer periodo se ve en la obligación de planificar, así que con un mes de anticipación, debe prepararse para la siguiente fecha de su menstruación. Otro elemento clave, es la cantidad de mujeres que se están formando académicamente, son cada vez más las féminas que estudian en comparación con los hombres. Las aulas de clases en las universidades son copadas por mujeres, que en muchas oportunidades representan el 75% de los participantes.

La labor en el hogar es la mejor escuela que las damas tienen en referencia a la administración y plan de ahorro. Trabajo que involucra el reconocer diferentes elementos y organizarlos de para que funcionen cabalmente. Así que la mujer tiene un amplio bagaje en lo que a administración se refiere, sin embargo, ¿Cómo es su desempeño cuando de ahorrar se trata? Lo sabremos a continuación.

¿Mujer ahorrativa?

A las mujeres españolas les gusta ahorrar, incluso se ha determinado que en el caso de las damas, más del 60% de sus ahorros de dinero es en efectivo, es decir, no es un dinero que está invertido o que se ha colocado a plazos, sino que es un recurso que la mujer puede manejar cuando lo desee.

Para toda persona la inversión inmobiliaria es una buena opción de ahorro, porque los bienes inmuebles, salvo en algunos casos, el pasar de los años los va revalorizando y se pueden transformar en una buena fuente de ingresos. En el caso de las mujeres españolas la inversión en propiedades es una de las más altas de Europa, a pesar de que el monto invertido es poco, lo cual demuestra que las damas tienden más a ahorrar dinero en valores netos, que a invertir.

Ahora bien, hablamos del ahorro como una previsión, pero en el caso de las mujeres españolas sólo el 40% está pensando en sus ahorros a futuro. Esto quiere decir que aunque una buena cantidad de mujeres está destinando parte de sus ingresos continuos para los planes de ahorro, estos pueden ser gastados en imprevistos o cosas tangibles hoy, y no ven el ahorro como un bien destinado al futuro.

¿Cómo está la confianza en el futuro de las mujeres españolas?

Aunque las mujeres de España están ahorrando, es interesante que este ahorro no está motivado por el pensamiento de tener una vejez sin recursos, sino para tener dinero en el día a día. Varios reputados estudios han indicado que las mujeres española tienen plena confianza en que la pensión de vejez va a  solventar sus necesidades futuras, y no hace falta una previsión adicional de recursos. Aunque no todas las españolas tienen este concepto, si hay un buen número de mujeres que así lo consideran. La evolución de la mujer seguirá en todo su furor, porque no hay nada que determine lo contrario. Seguirá su formación, ímpetu y organización. Haciendo de este comportamiento uno de los elementos trascendentales para llegar al éxito.