La decisión sobre solicitar un crédito es trascendental, mucho más cuando se trata de la adquisición de una vivienda, y conociendo esta importancia es que las entidades financieras realizan las ofertas que puedan satisfacer las necesidades de sus clientes, sin embargo, muchas de estas ofertas no son para todos los públicos, es por ello la importancia de conocer bien las especificaciones de los créditos hipotecarios para evitar cualquier desilusión. Son muchas las aristas que hay que tomar en cuenta para solicitar un crédito de compra para un inmueble, y seguidamente resaltaremos varios de los elementos a considerar.

Analiza tu volumen de ingresos antes de solicitar un crédito hipotecario.

La cantidad de nuestros ingresos mensuales, ya sea a nivel personal o familiar, determinará nuestra elegibilidad para concedernos un crédito hipotecario, luego de que te tomes el tiempo para estar claro sobre la cifra que representa nuestro capital familiar, podemos hacer una aproximación al monto que podríamos pagar. La mayoría de las entidades bancarias asignan un crédito a las personas que puedan pagar un máximo del 40% de sus ingresos anuales o mensuales.

Utiliza el simulador de hipoteca.

Todos los bancos tiene a disposición un simulador de crédito, lo ideal es que evalúes los simuladores de todas las entidades financieras en las que desees solicitar el crédito hipotecario, allí estarán los parámetros, requisitos, y tasas de interés, que te harán establecer un escenario real sobre el crédito. Luego de utilizar el simulador de hipoteca, seleccionarás el banco que se adapte más a tu condición personal.

Mas ahorro = Mas beneficio al calcular hipoteca.

Cuando se va a pedir un préstamo hipotecario, es necesario tener un respaldo de nuestros ahorros, si no tenemos una suma de dinero aceptable a disposición para que sea parte de la forma de pago de nuestra nueva vivienda, seremos poco elegibles para un crédito, y nos perjudicará la manera de calcular la hipoteca. El adelanto de una cantidad de dinero aceptable le dará más seguridad al vendedor y al banco sobre nuestra capacidad de ahorro.

El valor de los intereses hipotecarios.

Lo principal que evalúa un banco en una persona para conceder un crédito es el riesgo, en el sentido de pensar qué tanto riesgo hay de que el cliente no tenga la capacidad de pagar, y el hecho de demostrar a la entidad financiera que hay un riesgo bajo entre nuestra capacidad de pago y el valor de la vivienda a la que aspiramos, generará en el banco una seguridad que redundará en fijar un menor porcentaje referente a los intereses hipotecarios que debamos cancelar mientras amortizamos el monto total del crédito, así es que será muy provechoso la estabilidad que demostremos.

¿Por cuánto tiempo pagaré un crédito hipotecario?

Debido al tiempo en que estaremos pagando el crédito, es que decimos es una decisión trascendental, porque al menos 20 años de nuestra vida será el tiempo en que tendremos una relación crediticia con una entidad financiera, por ello es clave tomar la decisión correcta en cuanto al crédito hipotecario. Primero, elegir bien una vivienda acorde a nuestras necesidades familiares, y segundo, en consonancia a nuestra realidad financiera. Bajarán nuestras probabilidades de ser beneficiados con un crédito hipotecario, si tenemos otros tipos de créditos sin aún ser saldados.

Otro aspecto importante, es poder hacer una proyección de nuestra capacidad de pago a futuro, cómo serán nuestros ingresos en el corto, mediano y largo plazos, cuáles serán nuestros deseos de adquirir más bienes muebles e inmuebles en los próximos años, la posible llegada de nuevos miembros a la familia, entre otros, todo eso es importante para calcular la hipoteca de la que esperamos tener beneficios al final del plazo de pago.

Los números hablan en la planificación de un crédito hipotecario.

Una buena fórmula para superar el proceso de planificación de un crédito hipotecario es el análisis de nuestra situación actual en cuanto a ingresos, para seguidamente hacer una proyección de cuanto aproximadamente será el pago periódico del crédito hipotecario, y luego de ello, tendremos un monto que será la disponibilidad con la que vamos a vivir mensualmente, al tener ese monto debemos analizar si con esa cantidad de dinero podemos pagar nuestros gastos habituales.

Los diferentes tipos de créditos hipotecarios.

Son variados los tipos, pero tres principalmente, el primero de ellos es el préstamo fijo, en el cual se establece un monto mensual que debemos pagar durante el tiempo que sea esté cancelando el crédito hipotecario. El segundo tipo es el variable, en este caso los montos mensuales pueden fluctuar, e incluso hacer el pago de cuotas especiales a un monto muy superior al habitual. El tercero es el mixto, donde se puede tener por un periodo de tiempo una cuota fija y en otras ocasiones una variable. La recomendación es tener un crédito mixto, que pueda permitir bajar la cantidad de tiempo en la que estemos pagando el crédito. ¿Fue útil para ti esta información? ¡Comparte tu experiencia!