Todos en nuestra vida hemos tenido alguna vez problemas financieros, donde seguramente hemos necesitado un auxilio económico, lo que nos lleva a analizar diversas alternativas posibles de solución y encontramos una: ¡El préstamo! Tenemos los préstamos personales como una forma de estar más cerca de la salida en la encrucijada económica, y nos vemos en la necesidad de pedir uno. Cuando estamos en esa incertidumbre monetaria quizás podemos preguntarnos, ¿Será mejor pedir un préstamo a una entidad financiera o a un particular? Hasta hoy llegaron tus dudas, aquí te diremos cuál es la mejor decisión por si aún las tenías.

¡Peligro con los préstamos!

Todo préstamo es factible de ser un peligro para la persona, porque el préstamo puede ser una oportunidad de desarrollo o la ventana que se abrirá hacia mayores problemas económicos. Hay dos variables que deben ser analizadas, la primera es que el éxito del préstamo rápido radicará en el uso hagas del dinero, si verdaderamente lo utilizas con la finalidad para la cual lo solicitaste, la segunda son las condiciones en las cuales ese dinero fue prestado. El mejor préstamo de dinero es aquel que es producto de una planificación, y no surge por una emoción o premura. En la mayoría de los casos, cuando el préstamo viene a satisfacer una necesidad urgente, el proveedor del préstamo es una persona particular, y te digo ¡Cuidado con los prestamistas!

Lamentablemente algunos prestamistas son peligrosos, la principal razón que los hace temibles es porque no trabajan con reglas claras, sus normas o condiciones son impuestas por ellos y las cambiarán cuando lo consideren necesario, siempre buscarán “cláusulas” que no solamente los beneficien, sino que te perjudiquen. ¿Por qué acepto un préstamo personal en condiciones que me perjudican? La razón es muy simple, lo aceptas en circunstancias adversas, porque necesitas el dinero urgente y tener el dinero es tu principal objetivo, sin pensar mucho en lo demás. En la situación antes descrita, las condiciones que rodean al préstamo harán la diferencia.

¿Se aplica la usura en los préstamos de dinero?

En términos sencillos, la usura es aprovecharse monetariamente de los demás, y eso es lo que la mayoría de los prestamistas quieren hacer contigo. A lo largo de la historia el comportamiento de los prestamistas ha producido un debate sin fin, donde la confrontación de ideas ha alcanzado el plano de la ética y la religión, mucho más allá que el económico. El prestamista incluso puede aprovecharse de una situación personal dolorosa que te llevará a sus fauces. Son muchos los riesgos que corremos cuando pedimos un préstamo de dinero a una persona particular, pero si sabemos que es malo ¿Por qué lo hacemos? Y te contestaré esa inquietud con otra pregunta: ¿Es difícil pedir dinero a un prestamista?

Es peligrosa facilidad de algunos créditos.

A diferencia del préstamo que pedimos a una entidad financiera, donde debemos llenar una serie de requisitos y pasar por un trámite administrativo que dura un tiempo definido, un prestamista muy posiblemente no te pida el cumplimiento de ningún requisito, por ende, estará mucho más a tu mano la factibilidad de pedir un préstamo personal a estas personas. Los defensores de este tipo de préstamos de dinero y créditos, indican que son beneficiosos porque en casi todas las oportunidades los intereses que generan el dinero prestado no tienen intereses fluctuantes como los de la banca, sino intereses fijos. Esto puede ser verdad, ¿Pero un monto fijo en cuanto a los intereses compensará los otros aspectos que involucra?

Recomendaciones para préstamos personales.

Aunque en estas líneas te hemos hecho algunas consideraciones importantes con respecto al préstamo de dinero, te reiteramos que no es del todo beneficioso para las finanzas los préstamos personales que se realizan a través de los prestamistas, pero si ya lo habéis hecho, o si en un futuro cercano no tienes otra oportunidad que tomarlo, seguidamente te hacemos algunas sugerencias:

Algunos prestamistas para brindar confianza al “cliente”, hacen que éste firme alguna serie de documentos, para estos casos o para cualquier otro, debemos leer a profundidad lo que vamos a firmar, nunca firmemos algo si no sabemos certeramente su contenido. Si por alguna razón no sabemos claramente lo que significa algún enunciado del documento que norma un crédito, solicitemos un tiempo adicional para la firma, y consultemos con personas que nos puedan dar luz sobre el tema.

Siempre desconfía, eso te hará estar más alerta. Lo ideal es que la petición de préstamos no sea una constante en tu vida, sino las excepciones. No hay un marco jurídico formal que rija los préstamos rápidos con prestamistas, a diferencia de cuando lo haces con la banca. Las condiciones de pago que la mayoría de estas personas imponen, se basan en el deseo de que la relación financiera contigo nunca se acabe, siempre le tendrás algo a deber.

Los imprevistos, como su nombre lo indica, aparecen cuando no los esperamos, pero si podemos tener en nuestra planificación personal un apartado económico para estas situaciones que te puedan dar un margen de maniobra para evaluar con mayor detenimiento la necesidad real de un préstamo de dinero. Protege tus finanzas a través de la planificación.