Proyectando el ahorro a futuro.

Mucho hablamos del futuro, pero pocas veces consideramos en su justa medida lo que el futuro implica. Si quisiéramos tener una definición de futuro quizás podríamos decir: es un horizonte incierto, y aunque no sabemos lo que traerá el provenir, a través de las finanzas podemos prever, desde nuestra perspectiva, lo que vamos a necesitar en ese futuro por ahora intangible. Es allí donde tiene un protagonismo especial los planes de ahorro a futuro, principalmente cuando hablamos de la jubilación.

Gran cantidad de especialistas en el tema financiero han comentado sobre la importancia de que cada cosa que podamos realizar pensando en el mañana, es digna de nuestra atención, y cuando llevamos ese pensamiento a sus certeras implicaciones, podríamos decir que debemos aumentar nuestra atención a los recursos que acumulamos hoy, teniendo un plan de ahorro para utilizar esos recursos en el futuro. Ahora bien, ¿Qué opciones tienen las personas retiradas que “ya están en el futuro”?

El jubilado y el plan de ahorro.

Las personas que están en su tiempo de retiro, tienen principalmente como ingresos aquellos recursos provenientes de la pensión de vejez y del ahorro o inversiones que hicieron durante su etapa laboral activa. Sin embargo, las previsiones de ahorrar dinero para la vejez, no solamente se realizan en el pasado, sino también durante los propios años de  jubilación. Hay un porcentaje, prácticamente estandarizado, de la cantidad de ingresos que deben apartarse para el ahorro, ese porcentaje es el 25%, aunque siempre es una disyuntiva saber si es necesario aumentar el porcentaje que se destina para el ahorro.

Aumentar dicho porcentaje trae algunas implicaciones que se deben analizar. La primera de ellas es que subir el porcentaje de ahorro nos traerá como consecuencia la disponibilidad de una cantidad menor de efectivo. En este aspecto son muchos los consejos que dan los financieros. La segunda, es que recomiendan evaluar principalmente la condición personal del jubilado, en el sentido de cuáles son sus ingresos y el volumen de éstos.

Consejos para ahorrar dinero a plazos.

Puede ser una tentación para el jubilado colocar todo su dinero a plazos, es decir, ubicar buena parte de sus ahorros en estos productos bancarios que aportan cierta utilidad luego de que el dinero ha pasado un lapso de tiempo sin movimientos. Ante esta realidad, los financieros resaltan algunos consejos para ahorrar dinero a plazos:

  • El tener todo el dinero a plazos, indica su indisponibilidad por un período de tiempo determinado. En el caso de necesitarlo para un gasto imprevisto, el dinero no podría ser utilizado. Por ejemplo, un problema de salud.

 

  • Nunca el beneficio obtenido de un dinero puesto a plazos va a traer grandes beneficios al cliente.

Otro de los elementos a considerar es la inflación, la volatilidad de la economía mundial ha hecho que sea difícil prever el comportamiento económico en el mediano término. Si hay un escenario inflacionario importante, el dinero que está a plazos irá disminuyendo paulatinamente su poder adquisitivo. Es por ello, que la recomendación es usar solo parte de nuestros ahorros en cuentas a plazos fijos, sin dejar a un lado el análisis de las diferentes tasas de interés y de mejor rendimiento que ofrecen las diferentes entidades bancarias.

La inversión en bonos, opción para ahorrar dinero.

Los bonos son una buena opción cuando de ahorrar productivamente se trata, es probable que a primera vista no parezca una buena opción, pero los beneficios a futuro siempre van a superar las ventajas que aporta el dinero a plazos. Lo ideal es complementar ambas opciones: el dinero a plazos y la inversión en bonos. Queda a discreción de cada persona el porcentaje de dinero que destinará para cada opción dentro de su plan de ahorro, por eso te invitamos repasar en las recomendaciones que hemos hecho, para que puedas tener un ahorro seguro que necesitarás en el porvenir.

Previsión de gastos dentro de los planes de ahorro.

Es importante cómo están estructurados tus gastos, y tratar de adelantarte lo más posible a la realidad.  Tu patrón de gastos dentro de los planes de ahorro va a delimitar la cantidad de dinero efectivo que necesitas, por ejemplo mensualmente, y de cuánto dinero puedes destinar para inversiones en bonos y dinero a plazos. El análisis de tus gastos va a ayudarte a pensar sobre si tu volumen de egresos se equipara a tu flujo de entradas monetarias, es probable que necesites hacer algunos correctivos posteriores al análisis.

Siempre debes tener una cantidad apropiada de dinero en efectivo, del cual puedas disponer al momento de necesitarlo, incluso, puedes fijar un monto apropiado con este fin. Si vas gastando de ese fondo, debes reponerlo lo antes posible. Esa rutina traerá muchas ventajas a tu plan de ahorro, porque estarás mucho más al tanto de tus necesidades, y considerarás mejor tus movimientos bancarios.

Nunca es mala opción aumentar nuestros ahorros, lo interesante estará en equilibrar los diferentes montos: Ahorro, inversiones y efectivo. La planificación será tu mejor aliada para tener los resultados que esperas.