Desde el pasado 06 de abril entramos en la etapa donde empezamos a sacar cuentas sobre el monto concerniente al pago de impuestos, monto que en algunos casos podría estar fuera de lo que hemos presupuestado por dicho concepto. Para estos casos puedes considerar la solicitud de un préstamo que te ayude a cumplir con tus compromisos, las entidades financieras ofrecen principalmente dos tipos de préstamos rápidos que te pueden ayudar, el primero es relativo a si tu declaración de impuestos será positiva, es decir, que tendrás que pagar el impuesto, o una declaración negativa, si la oficina de tributos debe devolverte dinero, en este último caso la función del préstamo será adelantarte lo que Hacienda te debería reembolsar.

¿Seremos desorganizados si pedimos un crédito para pagar impuestos?

Algunos especialistas en finanzas indican que el pedido de un préstamo rápido para pagar impuestos, indica una falta de previsión y organización del contribuyente. Esta opinión viene dada por que se considera que en la mayoría de los casos el ciudadano sabe de antemano si su declaración será positiva, entonces surge la interrogante, ¿Por qué si el pago de impuestos es un gasto previsto, no se consideraron el mantenimiento de reservas?

Son muchos los casos de personas que ante la imposibilidad de poder pagar sus impuestos, se ven en la necesidad de solicitar un crédito ante un ente de financiamiento, sin embargo, adelantándose a esta realidad, la Agencia Tributaria ha previsto una modalidad de pago que podría beneficiar a los contribuyentes más distraídos, porque permitirá el pago del impuesto en dos etapas: un primer aporte que represente el 60% del pago, y un segundo por el restante 40%, ahora bien, si a pesar de esta facilidad aún tendrías problemas de liquidez, puedes postergar el pago y llegar a un convenio.

Sin duda, que la necesidad de pedir un préstamo rápido para pagar el impuesto debería estar relacionado a la cantidad de dinero que hay que desembolsar, por lo cual haría importante recurrir a uno de estos servicios bancarios. Si por el contrario, el monto no es de una envergadura importante, y a pesar de todo tienes que pedir un préstamo, es indicio de que estás en serios problemas económicos.

Ventajas de este tipo de préstamos rápidos.

Lo bueno es que la banca casi siempre te puede prestar la totalidad del monto que debes pagar a razón del IRPF, manejando casi siempre un monto por intereses menor a los que tradicionalmente se emplean para otros tipos de préstamos rápidos bancarios. Las entidades financieras te ofrecen la posibilidad de pagar el monto total en un lapso no mayor a un año.

Los bancos también pueden integrar a estos préstamos rápidos, otros medios que le servirán para la obtención de dividendos, o también la obligación por parte del solicitante de cumplir con requerimientos más específicos.

Por ejemplo, en el caso de los préstamos rápidos que realiza banco, amparado en los reintegros que Hacienda efectuará al contribuyente, el banco puede realizar lo siguiente:

  • Hacienda tiene un máximo de 6 meses para devolver el dinero al contribuyente, para algunas personas quizás es mucho tiempo, y por eso recurren a los bancos para poder disponer de este dinero a través de un crédito, mientras esperan el reembolso.

 

  • El banco concede al cliente el monto total o al menos un límite estipulado por la entidad financiera.

 

  • El cliente puede empezar a pagar dicho préstamo rápido cuando el Estado le haga el pago por el concepto de reembolso tributario. Así como en otros, en este caso el cliente tendría que pagar servicios adicionales, como intereses, seguros, u otros productos.

¿Estos créditos te permiten ahorrar?

Sin duda que no, porque al final de cuentas estarás pagando un monto mayor a la entidad prestamista, que al que podrías haber cancelado a Hacienda si no lo hubieses pedido en préstamo. La ventaja de este préstamo rápido es que no limita tu disponibilidad de efectivo en un tiempo determinado; recuerda estar atento a las condiciones que cada entidad financiera te ofrece y decídete por aquella que esté más acorde a tus necesidades. Ten siempre presente que la disciplina fiscal personal y la organización, son tus mejores aliadas para tener finanzas provechosas.